Home

Publicado en Diario de Teruel .

Han acaparado ayudas sociales durante años, han conseguido colapsar nuestros servicios públicos y han ocupado puestos de trabajo que nos pertenecían. Ahora que el paro aprieta, incluso pierde efecto la cantinela que nos servía de bálsamo: los empleos que ellos tienen ya no son los que nosotros despreciamos. Así viven la inmigración muchas familias españolas cuyos hijos se marchan al extranjero en busca de las oportunidades laborales que aquí no encuentran.

“Mi hijo ingeniero se ha colocado en una buena empresa alemana”, contarán a la vecina. Y añadirán orgullosas que, además, su hijo goza de tal o cual beneficio social en ese país verdaderamente europeo en el que ahora trabaja. Ninguna conversación de escalera concluirá lamentando que los jóvenes que ahora se marchan lo hacen para acaparar oportunidades laborales que no les corresponden.

La fuga de talentos nos asusta, porque dibuja un futuro sin los más preparados, pero también nos invita a la reflexión: la emigración siempre se lleva los talentos, hablemos de España, Marruecos o Ecuador. Por eso debemos saber que los que han venido a nuestro país durante años quizás no eran los más formados, pero sí los más valientes y emprendedores, los que se atrevieron a dar el salto sin el respaldo de un título universitario y sin años de academia de idiomas en el curriculum. Y pese a las dificultades, han salido adelante. Como deseamos que lo hagan los jóvenes españoles que ahora se van.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s