Home

Cuando nació, a finales del siglo XIX, era Marya Skłodowska, una ciudadana polaca que por su condición de mujer tenía vetado el acceso a la universidad.  Cuando murió, 66 años más tarde, no sólo su nombre había cambiado. Marie Curie se había convertido en la primera doctorada de Francia, la única catedrática de la Sorbona, la mujer que inauguró la lista de las ganadoras de un premio Nobel y la primera persona que consiguió dos veces este galardón. Sin heroicidades ni deseos de destacar. En medio, sólo años consagrados a la investigación.

Marya se convirtió en Marie en 1981, cuando se trasladó de Varsovia a París para empezar sus estudios universitarios. Detrás quedaban 23 años de vida humilde con una familia vinculada a la cultura pero sin demasiados recursos. Su formación reglada llegó hasta donde permitían las leyes polacas, y después empezó a frecuentar las universidades volantes, reuniones de mujeres que intentaban emular lo que sucedía dentro de las aulas. Las inquietudes de Marya requerían un camino oficial y acabaron conduciéndola a Francia, donde la nueva Marie cursó física y matemáticas en la Sorbona. Allí conoció a Pierre Curie, el hombre con quien compartió vida personal y años de investigación profesional.

Su formación llegó

hasta donde permitían las leyes

En el laboratorio los esposos cultivaron su verdadera pasión, pues los dos se sentían fascinados por el reciente descubrimiento de Henri Becquerel, que en 1896 había detectado en el uranio una nueva propiedad de la materia. Pierre animó a su esposa a investigar en este campo para realizar su tesis, y así fue como Marie bautizó con el nombre de radiactividad aquello que Becquerel había descubierto. Pese a tener nombre, el origen aquella propiedad era desconocido, y su búsqueda ocupó el tiempo del matrimonio durante años. Entretanto, nació Iréne, su primera hija.

Más potente que el uranio
Pierre abandonó sus estudios sobre magnetismo para unirse a Marie en una investigación que pocas veces se realizó siguiendo las condiciones de seguridad adecuadas. Estudiaron el uranio que contenía un mineral conocido como pechblenda, pero pronto advirtieron que una vez separado éste, la piedra seguía emitiendo radiaciones. Había algo más.

En 1898 anunciaron el descubrimiento de dos nuevos elementos: el polonio, que tomaba su nombre del país natal de Marie, y el radio, un millón de veces más potente que el uranio. El siguiente paso fue aportar una prueba tangible. Durante cuatro años vivieron inmersos en el tratamiento de una tonelada de pechbleda, de la que consiguieron aislar un gramo de radio en 1902. La evidencia les valió el Nobel de Física un año más tarde, que compartieron con Becquerel y que convertía a Marie en la primera mujer premiada. Fueron los científicos más reconocidos del momento, pero la fama y el interés social incomodó al matrimonio porque su dedicación absoluta al trabajo dejó de ser posible.

Murió de leucemia,

carcomida por la radiación

En 1904 nació Ève, su segunda hija, pero la vida científica de Marie y Pierre no se detuvo. Él entró en la plantilla de profesores de la Sorbona y en la Academia de la Ciencia. Aunque ella tenía vetado ese camino, tras la muerte accidental de su marido volvió a romper moldes y se hizo cargo de las clases de Pierre. Así, se convirtió en la primera  y única catedrática de la Sorbona.

Marie siguió inmersa en su laboratorio. En 1911 recibió el Nobel de Química y se convirtió en la única persona galardonada en dos ocasiones por la academia sueca. Reconocida por la comunidad científica de muchos países, procuró combinar sus compromisos con la dedicación a los recién creados Instituto de Radio de París e Instituto Curie.

Nunca quiso patentar sus descubrimientos. Marie Curie vivió para la ciencia y trabajó por altruismo.  Murió de leucemia en 1934, carcomida por la radiación de la que nunca se protegió como debía. Ella fue su pasión y su compañera. Ocupó su tiempo y le hizo superar muchas barreras, pero también consumió su cuerpo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s